«animal:
Del lat. anĭmal, -ālis.
Ser orgánico que vive, siente y se mueve por propio impulso».

El pasado sábado tres bandas nos ofrecieron una noche de buena música, diversión y animalidad brutal.

Gaire abrieron la noche con su folk en aragonés, animando al público a corear sus pegadizas canciones. Les sobra honestidad y noche a noche van colando melodías en nuestras cabezas que permanecen intactas.

Nire y su intimista y personal propuesta, tomaron el relevo. El proyecto en solitario de Ivan Zabalegi que nos propone otra forma de moldear el folk, un punto de vista más oscuro y que tiene sus orígenes al otro lado del Atlántico. Un recorrido por Nashville y el legado de Johnny Cash.

Y para cerrar la noche, Sacco y su brutalidad primitiva y potente, que mantuvo en vilo de principio a fin a todos los que tuvimos la suerte de asistir a semejante cita y dejó un escenario devastado como si una tormenta se hubiera abierto paso a través del lugar.

Aquí os dejamos una pequeña muestra en imágenes de aquella noche: