El sábado 14 de febrero llegaba el día en el que se hacía realidad algo que venía hablándose hace ya algún tiempo, Monaguillos Sin Fronteras se volvían a subir a un escenario para desgranar el legado que dejaron en sus dos discos editados.

El sitio no podía ser otro que Arrebato, por decisión propia de la banda, y además en un concierto benéfico para el local autogestionado del barrio de La Madalena. Acompañados por Gen que desde la presentación de su último disco «Qué Tramáis, Modernos» no volvían a hacer lo propio en la parroquia.

Con un llenazo absoluto y entradas agotadas desde los días previos la gente esperaba atenta el inicio de la ceremonia, Gen arrancaron con su rock de serie B intenso y en un concierto más visceral que técnico para dar paso a los grandes esperados. Monaguillos Sin Fronteras subían al escenario con formación renovada, entre los que encontramos a miembros de Visión Túnel y de Mallacán, y con Edu y Arturo como miembros originales. Con un total de tres guitarras y dispuestos a hacer de esta noche una noche inolvidable, y así fue. Los temas iban cayendo entre abrazos, sonrisas, gente volando y paredes sudorosas de lo que allí se estaba viviendo. «Decencia», «Cloacas» o «Sagasta 52» fueron coreadas al límite, que compaginaron con alguna versión de Bad Religion, referentes ineludibles de la formación aragonesa.

Tampoco faltó el momento de ver, en dos temas, a la formación original de Monaguillos Sin Fronteras sobre el escenario en la que tres de sus miembros volvían a colgarse los instrumentos aunque fuera por unos pequeños instantes, para luego volver a sus quehaceres.

Sin duda alguna una noche brillante, sobretodo para los y las más nostálgicas del lugar, ahora a esperar una nueva cita de esta querida banda. Muy grandes. (Jaume)

Y para que os hagáis una idea, la siempre incombustible Niko Bleach nos hace entrega de esta colección de imágenes de lo vivido en Arrebato el 14 de febrero.