El próximo viernes 29 de mayo se celebra en la Casa Del Loco de Zaragoza un concierto solidario con el fin de recaudar fondos para ayuda humanitaria en la región de Donbass (Ukrania). La iniciativa parte de un colectivo de personas de la ciudad que en tiempo récord ha organizado este concierto en el que participarán K.B.K.S., Monaguillos Sin Fronteras y Habeas Corpus, que estuvieron presentando su último trabajo «A Este Lado De La Crisis» el pasado mes de noviembre en Zaragoza.

La entrada anticipada es de 8 euros y la puedes conseguir en Urban Hell, A Flama, Simbiosis y Birosta, luego en taquilla estará a 10 euros.

El concierto se celebra el viernes 29 de mayo en La Casa Del Loco (c/Mayor 10) y empezará a las 20:30.

Os dejamos con uno de los textos que acompañan a esta convocatoria:

Las gentes de Donbáss no quieren vivir bajo la bota de un gobierno ultranacionalista, ignorante y de inspiración nazi nacido de un golpe de estado violento e ilegítimo.

Las gentes de Donbáss quieren vivir en paz en su tierra natal, conservar su cultura, sus tradiciones y hablar en su idioma materno sin ser perseguidas o marginadas.

El pueblo del Donbáss no quiere un gobierno de caciques ni tampoco uno de «vende patrias» que entreguen la soberanía del país al FMI. Es decir, no quiere oligarcas locales, nacionales ni internacionales dirigiendo la política, la economía ni el futuro de su tierra y sus familias.

El pueblo de Donbáss quiere pan, gas, trabajo, servicios sociales, servicios públicos, igualdad, soberanía e independencia.

Donbáss no quiere persecución, ejecuciones, crucifixiones, bombardeos, muertes, empalamientos, matanzas, pogromos, mutilaciones, heridas, huérfanos, funerales, casas destruidas, hambre, vivir en sótanos, miedo, terror, pobreza, desigualdad…

Donbáss quiere la paz. Pero no a cualquier precio ni planteada como un engaño para devolverles después al mismo sitio.

Las élites internacionales, con EEUU y la UE como sus fieles escuderos, han vuelto a incendiar un país utilizando al fascismo como cruel mercenario para satisfacer sus intereses e inversiones. Un fascismo que campa a sus anchas por Ucrania bajo el paraguas de la OTAN, esa coalición terrorista internacional de mercaderes que al igual que en Oriente Medio y África, también posee enormes intereses geoestratégicos y económicos en toda el área de influencia rusa, como ya demostró con las «Revoluciones de Colores» en la década pasada. De las regiones rusoparlantes del sureste, Crimea se anexionó vía referéndum a la Federación Rusa tras el derrocamiento de Yanukovich. Del resto, dos de ellas -Donetsk y Lugansk (el Donbáss obrero y minero)- declararon su independencia de Ucrania al ver la posterior consolidación del fascismo en Kiev o los trágicos sucesos de Odessa y Mariupol, que invitaban a pensar en un gran genocidio de rusoparlantes y antifascistas. Pese a que inicialmente solo reclamaban más autonomía entendieron que la independencia (declarada tras sendos referéndums) era la única manera de sobrevivir a la operación punitiva y la guerra sucia desatada por el gobierno fascista nacido del Maidán. Formaron sus milicias populares de autodefensa, hoy convertidas en ejércitos regulares, y desde entonces la región ha permanecido en guerra, asediada económica y militarmente. Tras una larga e intermitente tregua, que nunca ha sido tal porque los batallones de paramilitares nazis han seguido bombardeando, todo apunta a otra gran escalada bélica por parte de Kiev con una participación de la OTAN cada vez más abierta, lo que incrementará sin duda una catástrofe humanitaria que entre civiles, milicianos y soldados ucranianos (la mayoría reclutados a la fuerza) ya supera los 8000 muertos.

Por eso, hoy más que nunca, es necesaria la solidaridad internacional con el pueblo del Donbáss. Sus valientes milicias, pese a la enorme inferioridad militar pero con el valor que les da saber que defienden sus casas, tierras, familias y futuro, alientan con empuje a liberar del fascismo y los dictados del FMI no solo el Donbáss, ni siquiera toda Novorossia (la histórica región de mayoría rusoparlante que aspiran convertir en una federación de repúblicas populares), sino Ucrania entera. No podemos dejarlas solas.

Los beneficios del concierto del día 29 de Mayo en la Casa del Loco están destinados al envío de ayuda humanitaria para ese valiente pueblo al que como antifascistas y anticapitalistas no podemos dar la espalda.

¡No faltes!.

 

SAVE DONBÁSS PEOPLE

¡NO PASARÁN!