Será el último concierto de KBKS durante un tiempo en Zaragoza, una inminente paternidad y una próxima grabación del nuevo material llevan a la banda a permanecer alejados de los escenarios durante un periodo de tiempo. No será mucho, pero si el necesario para, como mínimo, dejar grabados esos seis temas en los que han estado trabajando en los últimos meses.

El «hasta pronto» lo dirán el próximo miércoles 23 de septiembre en Arrebato junto a Lobotomia, una veterana formación brasileña que llevan en activo desde 1984 a golpe de crossover, mezclando el punk más rabioso con la contundencia del metal, estilo que sus paisanos Ratos De Porao exportaron e hicieron bastante popular entre los amantes del sonido extremo.

Por solo 5 € como bono de apoyo y a partir de las 20:00 h. Arrebato está situado en la calle José Palafox número 28 del barrio de La Madalena.