No fue un domingo cualquiera, sino un domingo salvaje el que nos hicieron disfrutar Mishkin y Porco Bravo. Los zaragozanos Mishkin volvían al escenario tras una temporada de descanso, y lo hicieron marcándose un intenso inicio, como buenos anfitriones de la noche.

Y entonces llegaron ellos. Porco Bravo, brutalidad animal entre fuego, feromonas, bengalas y tablas de surf, que hicieron gruñir y disfrutar al público al grito de «GROOO!!». Algo que merece la pena poner en tu lista de cosas que hacer antes de morir.

Aquí os dejamos una pequeña muestra del ambiente que se pudo disfrutar (imágenes: Niko Bleach – Oshito –).